lunes, 12 de noviembre de 2012

AGORA 2009

La película de Alejandro Amenabar AGORA 2009, nos presenta el panorama de la transición a partir del culto greco-romano al cristianismo, en una de las ciudades más importantes de la antigüedad clásica: Alejandría. Famosa por su faro y su biblioteca, dicha ciudad fue testigo de los cambios políticos, religiosos y de estructura social que se vivían en aquellos tiempos. Mientras que el imperio romano de occidente estaba en un momento de gran inestabilidad por las presiones de los "bárbaros", el emperador Teodosio II establece el cristianismo como la religión oficial. Dicho cambio no sólo fue una transición de orden ideológico, si no que trajo consigo un cambio muy importante en las estructuras del poder.
El filme presenta como protagonista a Hipatia de Alejandría (Rachel Weiz), una filósofa (de las pocas que se tiene conocimiento en la antigüedad) cuya aportación a la astrónomica fue magnífica, y de cuya obra no se conoce si no por narraciones de otros filósofos como Sócrates Escolástico, Sinesio de Cirene (alumno), entre otros.
El personaje es tratado en la cinta como una mujer sumamente inteligente, hermosa, de un carácter fuerte, y es la representación de una élite intelectual que se constituyó en la antigüedad clásica, muy ajena a los problemas de los pobres y de los esclavos. Cercano a ella Amenabar sitúa a Davo, personaje ficticio que juega el papel de un un esclavo enamorado de Hipatía, y que marginado por una sociedad sumamente injusta y cruel, decide volverse cristiano desafiando la autoridad de sus dueños. Las tensiones entre grupos paganos y cristianos son cada vez más fuertes hasta que la guerra estalla, obligando a los paganos a dejar la biblioteca de Alejandría y a su inevitable destrucción.
Orestes y Sinecio, ambos personajes históricos, se mantendrán unidos bajo la hermandad del círculo filosófico de Hipatía, hasta que la filósofa se niega a convertirse al cristianismo. En su discurso Hipatía dice a Sinesio de Cirene : "Tu debes creer en lo que dices, mi trabajo es dudar". Esta frase nos resume lo irreconciliable de sus discursos, mientras que Hipatía busca la verdad Sinesio busca la bondad. Esto es de cierta forma una explicación al paradigma y a la forma de pensamiento medieval, en el cual predomina el terreno de la moral y la conquista espiritual, sobre lo intelectual. (No sería hasta el renacimiento cuando se retomen los valores científicos y de la investigación a la luz del cristianismo).
Del obscuro personaje de Amonio, o "San Taumasio", presentado en la cinta como un monje parabolano un tanto extremista, no se han encontrado como un santo actualmente, sin embargo del obispo Cirilo de Alejandría sí existen muy diversas fuentes. Fue un obispo, doctor de la iglesia, venerado como Santo en las iglesia Copta, Ortodoxa y Católica. Su poder se extendió por todo Egipto y desterró a los judíos de Alejandría. De las acusaciones sobre la muerte de Hipatía planteadas en la cinta, nunca se ha tenido información suficiente para señalar a los culpables, sin embargo las turbas iracundas en aquella época de inestabilidad estaban a la orden del día, incluso dos obispos fueron asesinados de la misma forma en años consecutivos. La riqueza del filme radica en su impresionante escenografía, el diseño del arte, las actuaciones y los planteamientos filosófico-históricos, que si son vistos superficialmente pueden parecer un tanto simplistas, pero si son vistos con detenimiento podemos comprender la importancia del papel de la filosofía y el pensamiento en la historia de la humanidad, así como lo difícil que fue para un pueblo acostumbrado a la "ley del talión" realmente comprender las enseñanzas de Cristo.
Para saber más: http://es.wikipedia.org/wiki/Hipatia http://es.wikipedia.org/wiki/Cirilo_de_Alejandr%C3%ADa http://es.wikipedia.org/wiki/%C3%81gora_(pel%C3%ADcula)#Contexto_hist.C3.B3rico